Google+ Followers

sábado, 11 de abril de 2015

ALGUNAS PALABRAS SOBRE ACTIVISMO SOCIAL Y POLÍTICO EN MÉXICO.

Abordaré el tema de una manera distinta a como tenia planeado, empezaré por agradecer a John M. Ackerman por darme un pequeño impulso extra de inspiración, pues casualmente hoy leí un escrito de él llamado "Ludismo electoral" en la revista proceso, éste escrito tiene la esencia de lo que  hoy les quiero compartir en esta entrada de blog y cito textual: "Hay que canalizar de la manera más efectiva la justa rabia y repudio al sistema corrupto y asesino que hoy se presenta como gobierno en México."* Y más adelante dice: "...también se vale cuestionar respetuosamente la utilidad de las estrategias que  proponen"* John(que también tiene un blog en www.johnackerman.blogspot.com) esta hablando de las personas que demandan la cancelación de las elecciones en Guerrero, yo le doy toda la razón y ahora me propongo a señalar el mismo problema pero en general.

Muchos de los activistas mexicanos son como perros rabiosos, están llenos de ira y están dispuestos a atacar, esos son atributos que necesita un activista, pero no saben a quien morder desgraciadamente. Desgraciadamente porque gastan sus energías sin lograr nada y cuando hablan en su discurso solo salpican de espuma. A los activistas de esa clase les quiero decir:" Deténganse a pensar, a leer, a razonar sobre que es lo que quieren y sobre lo que México necesita, porque si no lo hacen, los siguen manipulando. Y cuando crean que están expresando sus ideales, revisen sus muñecas par verificar que no tengan hilos. Claro que son hilos más discretos que los de la gente común, pero los titiriteros son los mismos( partidos políticos que buscan desprestigiar a otros por poder). Así que mejor pensemos antes de mordernos la cola.

Hay una canción del grupo Molotov que me gusta(así tenia pensado iniciar), se llama Gimme the Power de el albun ¿Donde jugarán las niñas? Hay una frase de esta canción que es muy curiosa dice "hay que arrancar el problema de raíz, y cambiar al gobierno de nuestro país". Es curioso porque si lo  tomamos textual se puede interpretar como que se ésta refiriendo a dos cosas diferentes, que hay que arrancar el problema de raíz y luego cambiar al gobierno de nuestro país. Pero tomando en cuenta el contexto que le da el resto de la canción se entiende que la raíz del problema es el gobierno. O sea que dice lo correcto al querer decir lo incorrecto. Lo incorrecto, mis queridos lectores, porque la raíz del problema no está en el gobierno.

La raíz del problema está en la sociedad, en cada individuo ciudadano corrupto, y es ahí donde hay que empezar a atacar al problema, algunos exigen que la gente que ocupa cargos públicos sea honesta pero cuando un oficial de tránsito los multa son los que proponen al oficial arreglarse "de otro modo" (porque los oficiales de transito nunca proponen abiertamente un soborno, aunque si lo insinúan). Y ese es solo un ejemplo de las muchas formas de corrupción de la vida privada.

Es bueno exigir, que bueno que exijamos, pero ¿tenemos cara para hacerlo? Empecemos por ahí porque si tu o yo o una persona es corrupta la culpa no la tiene el gobierno, ni si quiera la corrupta sociedad, ni si quiera tus corruptos padres que así te educaron. La culpa es totalmente tuya.

Si de todo le echas la culpa al gobierno, incluso de haber corrompido tu alma, de das responsabilidades supremas y casi divinas, y por lo tanto un poder supremo, y recuerda que como dice la canción "Si le das más poder al poder...". Tengamos siempre en cuenta la formula culpa= responsabilidad = poder. Cambia mucho la mentalidad cuando nos empezamos a culpar a nosotros, y cuando cambia la mentalidad todo comienza a cambiar( algo de metafisica no hace daño). Por ejemplo: Si yo digo "estoy jodido por culpa del pinche Peña" no puedo hacer nada porque alguien más tiene la culpa, la responsabilidad y el poder, así que solo espero a que Peña haga algo por mí y naturalmente nada pasa. En cambio si digo "Estoy jodido por mi culpa" rápidamente me perdono, porque tampoco se trata de sufrir y luego asumo mi responsabilidad, y busco la forma de poder cambiarlo, y así tal vez me ponga a investigar y forme un sindicato con mis compañeros de trabajo y logremos un aumento de salario y con ese salario comenzar a progresar, o algo así. Ahora imaginemos esa mentalidad a escala social, si decimos cosas como "El gobierno es corrupto por que yo se lo he permitido", entonces podríamos cambiarlo.

Un perro torpe por más bravo que sea no intimida por que lo puedes distraer con un pedazo de carne, pero que tal un perro listo que sepa donde y a quien morder. Asta la próxima.

*John M. Ackerman. (5 de abril de 2015). Ludismo electoral. proceso, 2005, 40.