Google+ Followers

sábado, 7 de mayo de 2016

Hueso Seco capitulo II parte 2

Se anunció el rapto de Russek, se pidió ayuda a la gente para identificar los cadáveres de los que ahora estaban aún más muertos, era la única pista que tenían.
Esa noche recibieron el reporte de que un monstruo vagaba pro la ciudad, una criatura antropomorfa de poco menos de cuatro metros de altura, piel azulada, largos brazo, y que tenía garras negras, y largas. Reportaban que la bestia estaba descontrolada, furiosa.

Para Adriana Lara la semana fue pesada, la CEPASP puerto Iscariote  estaba  muy activa y como observadora tenía mucho que observar, y algunas cosas eran difíciles de observar. La CPASP  monitoreaba el risco de los sacrificios pero la secta movía sus atroces cultos a otros lugares. Un día fueron hasta un islote cercano al risco porque había rumores de que una noche antes alguien había hecho una fogata ahí. Efectivamente habían prendido fuego, un sacrificio, una inmolación para Okk el Dios serpiente. Según la tradición de los discípulos de Okk el sacrificio es más agradable a él si queman a la víctima en vida. Sobre un montículo de huesos quemados y leña estaba, como coronando el montículo, el cráneo de un bebé, negro, calcinado y si ojos, aún con carne chamuscada pegada al hueso. Fue duro verlo para Adriana, pero se esforzó, incluso sacó una foto para su reporte, lo difícil entonces fue dejar de verlo cada que cerraba los ojos.

Una noche, dos días después del macabro hallazgo los agentes de CPASP capturaron a una jovencita que se dirigía al mismo islote en una lancha de remos, ya estaba en el mar una lancha patrulla de CPASP, el llanto de un niño los alertó. Cuando se acercaron a la lancha la adolescente se vio acorralada e intentó un escape desesperado; arrojó al otro tripulante al mar, un bebé de dos meses de edad, luego ella se lanzó con dirección a la orilla, tenía la intención de llegar nadando. Como el mar estaba picado y frio al final tuvo que ser rescatada igual que su víctima.

La joven del absurdo plan pasó la noche en el mismo hospital que su víctima. A la mañana siguiente agentes de CPASP fueron a interrogarla.

-¿Tú quemaste al otro niño?- Preguntó directamente el agente Fonk del Escuadrón Especial.- La mujercita de dieciséis años no respondió, parecía que simplemente no le importaba nada de lo que estaba pasando, estaba acostada mirando al techo.

-Es inútil, está totalmente lunática- dijo Fonk.

-Bueno, no es necesario que hable, en la lancha llevaba todo: Leña, cerillos y gasolina. La podemos procesar por lo del niño que encontraron y esto es intento de homicidio y eso sino… Bueno, el bebé está muy delicado-Agregó Evelin, directora de CPASP Puerto Iscariote, luego se dirigió a la demente. 

— Vas a ir a la cárcel niña loca.
La muchacha empezó a reír, una risilla ahogada, levantó la cabeza y vio directo a Evelin y dijo:

--Y que ganan con encerrarme, ¿creen que pueden con ellos, con nosotros? Ustedes ya perdieron. Vendrá el hijo de la serpiente y ustedes serán… No serán nada.

--Ha niña estúpida, ¿crees que te aceptarían como uno de ellos? ¿Crees que te tendrán piedad?

--Es el lado ganador y ya me aceptaron, me cogieron, me entregué a ellos, ahora yo soy parte de ellos y ellos de mí— Al decir esto último se puso una mano en el vientre.

Encontraron a Russek al siguiente día de su desaparición. Fue visto encerrado en una finca abandonada, el edificio estaba cerrado con un enorme barandal y tenía grandes paredes, no había forma de que Ángel saliera, así que tampoco parecía lógico que hubiera podido entrar, pero al parecer lo hizo. La CPASP acudió de inmediato, vieron a Russek sucio con sangre y otros restos, enfermo, perturbado y desnudo, y descubrieron los dos cadáveres esparcidos por todo el lugar.

De camino a la central le hicieron un interrogatorio inútil.

--¿Sabes qué pasó?

--No.

--¿Sabes quiénes eran ellos?

--¿No puedes recordar nada?

Russek hizo el esfuerzo de recordar, era difícil.— No, solo recuerdo que conocí a Medina, un cadáver que jugaba ajedrez con una chica, casi una niña.

“Quiero irme a mi casa y bañarme, apesto.”—Agregó.

--Perdona Ángel, no puedes.

--¿Por qué?

--Porque estuviste en la escena de un crimen.

En la central estaba el Escuadrón Especial, estaban indagando en el caso, iban a interrogar a Russek pero se les adelantó la inutilidad de ello, así que permitieron que se duchara, mientras ellos seguían pensando en lo sucedido.

Russek fue encontrado cerca de donde fue visto el monstruo azul por última vez. Este hecho los 
mantenía ocupados ahora, especulando. Analizaban con cuidado un video de la criatura que recibieron la noche anterior. En ese video grabado con un celular se veía al monstruo. Era como un zombi de casi cuatro metros de altura, robusto con los brazos desproporcionadamente largos, de su piel solo se apreciaba que parecía estar descompuesta. La criatura era torpe, se le oía gruñir y se le veía columpiar sus brazos al caminar. Se vio como de un salto llega a la azotea de una casa  y de ahí a otra así pronto se pierde del plano del video. Medina y los otros detectives que analizaban el video ponían atención a cada detalle que pudiera ser una pista que los llevara a saber que era esa cosa y si tenía algo que ver con la desaparición de Russek. Analizaban la ropa que llevaba puesta; una camiseta rota por todos lados, los harapos que parecían haber sido un pantalón parecían estar sujetos por un cinturón, aunque no se veía con claridad. En una parte del video se vio parcialmente la cara de la bestia, había sin duda cierto parecido, sumado esto con lo demás la sospecha que estaban tratando de evadir se justificada.


En cuanto Russek salió del baño, ya vestido con un uniforme que le prestaron, fue detenido.