Google+ Followers

lunes, 16 de enero de 2017

Ensayo sobre la relación entre religión y economía en León Gto.


C.A. Ramírez

Cuando comieres el trabajo de tus manos.
Bienaventurado serás, y te irá bien.
(Reina-Valera 1960, Sal.128.2)


Se apresura a ser rico el avaro,
Y no sabe que le ha de venir pobreza.
Pr.28.22


Lo primero es aceptar la complejidad del asunto tratado. Hablamos de economía como ciencia social y sociología religiosa tratadas simultáneamente, de estas ciencias un fenómeno de cada una.

Por un lado no cabe duda de que las creencias son determinantes para el comportamiento de las personas, incluyendo el comportamiento económico. Ese hecho, cierto, nos puede hacer caer en respuestas fáciles que generalizan a todos los creyentes de una y otra religión, y buscar la razón directamente en los dogmas generales de cada religión. Pero hay mucho trecho entre una idea de una religión y el comportamiento final de un individuo practicante de esa religión.

Los Dogmas, análisis bíblicos y teología son cosas que la gente por lo general no sabe, sobre todo los católicos, y si la gente no está en contacto con estas ideas ¿Cómo podrían guiar su comportamiento? Lo determinante que pudiera tener una religión para el comportamiento económico serían las ideas con las que están más inmediatamente relacionadas, a través de los ritos y la cultura.

La Biblia hay que considerarla aparte, en sí misma es otro nivel. De ella parte lo esencial de todo el cristianismo con todas sus ramas. Por ello no se puede uno fijar directamente en ella para decir como es una religión y otra, porque no se podría decir que cierto versículo, o libro es solo para católicos o solo para cristianos bautistas, exceptuando el libro del mormón[1], pero cada religión podría interpretarla de manera diferente o tener sus versículos favoritos. La cuestión con la Biblia es que está llena de contradicciones[2]: en una parte te dice que ames a tu prójimo como a ti mismo[3] y en otra que te pelees con tu familia[4] , O en una parte dice que uno es salvo por gracia, por regalo divino, lo que llaman predestinación y no por tus obras[5] y en otra que seremos juzgados por nuestras obras[6]. Buscar una moral en la Biblia es inútil[7], pero la moral que se puede construir a partir de la interpretación que cada religión le dé es significativa, aunque hay más consideraciones.

El nivel de influencia en el comportamiento que una fe puede tener en un individuo practicante de esta depende de que tan religioso sea el individuo. No se comporta igual un católico devoto, estudioso de la Biblia y literatura católica, que ayuda en la parroquia; a otro que se diga católico tan solo porque sabe que recibió el rito de exorcismo del bautismo y asiste al rito de la misa de vez en cuando. Este es un hecho importantísimo cuando leemos estadísticas. Los censos de INEGI nos pueden decir, con poco margen de error cuantas personas dicen pertenecer a cual religión, lo que no nos pueden decir que tan devotos son, si entienden y aceptan los dogmas o no.

El punto de referencia que deberíamos tener bien presente es la distinción entre conversos y personas que heredaron su religión de sus padres, su cultura, y un rito de bautismo del que no estaban consiente ni recuerdan. Es en este punto donde se divide la religión vista como asunto de creencias y de convicción personal, y la religión como algo meramente cultural. Cuando se habla de creencias muchos son, en realidad, gnósticos. No son cosas sutilmente distintas, sino que son prácticamente opuestas, esto es a lo que más quiero llamar la atención, no se puede generalizar en las estadísticas y por lo tanto no se puede en un estudio. Una cosa es una cosa y otra es otra.





En León la mayoría de la gente sigue siendo, o diciéndose, católica, pero también hay presencia de otras religiones, según un artículo del a.m publicado en 2014 “En el municipio suman más de 87 mil leoneses que no son católicos, de los cuales 67 mil profesan otra religión y 20 mil son ateos.” (López Columbia, 2014)

La segunda corriente más grande en la ciudad es el protestantismo, con “más de 36 mil en la ciudad, seguidos de otros fieles de iglesias bíblicas 
Diferentes a las evangélicas con 18 mil 279.” (López Columbia, 2014)

Esta diversidad tal vez nos pueda sorprender a los nativos de este municipio, sobre todo a los leoneses mayores, pero siendo objetivos es más bien pequeña, casi insignificante, según el mismo artículo “De acuerdo con datos oficiales del INEGI, casi el 6% de los habitantes del municipio profesan otra religión o no creen en Dios” (López Columbia, 2014)

Lo que es relevante es que dentro de esa minoría de no católicos hay gran cantidad de religiones y creencias: Protestantes, mormones, luteranos, budistas, judíos, islamistas,  Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, La Luz del Mundo, La Iglesia Universal del Reino de Dios.

Cada una de esas corrientes serían objeto interesante de estudió, para mí, sobre todo la iglesia de la Luz del Mundo, una religión nacida en Guadalajara y que tiene ya cinco templos en León.[8] Pero no serían relevante para el presente tema.

Ya que se describió el panorama religioso de la ciudad, describiremos el panorama económico.

León está creciendo y haciéndose una ciudad industrial, ha estado pasando de la producción artesanal de calzado y productos de cuero hechos en picas, a tener muchas fábricas de calzado, o complementos, como suelas o cueros, pero también tiene ya fábricas de muchas otras cosas que nada tienen que ver con la curtiduría o los zapatos.
También la ciudad está llena de comercio de bienes y servicios, empresas de out soursing, parece que se está tercializando.

Vamos ya llegando al asunto que nos preocupa ¿Qué es lo que ha ocasionado este aparente crecimiento económico capitalista? Y ¿tiene algo que ver con la religión?

 El crecimiento económico se esperaría[9] que fuera debido a que las empresas quieren invertir en León porque encuentran muchos consumidores y mano de obra barata. Entonces ¿qué ideas nos han cultivado para ser obreros y consumidores? Lo de ser obreros no lo enseñan desde la escuela, cuando nos hacen usar uniformes y disciplinarnos, me queda claro, también la familia y la cultura en general, porque se idealiza el estilo de vida de: Primero estudia, la preparatoria o de preferencia la universidad, para encontrar un buen trabajo, para competir por un buen puesto trabajando para una compañía, cásate, ten hijos para que hagan lo mismo.

La parte del consumo no la inculcan por todos lados en los medios, en la escuela por omisión, parece, no nos dan cultura financiera para enseñarnos a gastar prudentemente, el gobierno deliberadamente fomenta el consumo porque sabe que es motor de la economía capitalista. Pero queda confuso cual es el papel de la iglesia en todo esto.

Yo veo indiferencia a estos asuntos por parte de la iglesia. La iglesia católica parece indiferente, es, quizá producto del principio paulino de indiferencia al mundo material que mencionaba Weber, como evadiremos toda discusión filosófica no nos es relevante, solo el rito, lo más inmediato para los fieles. En el rito de la misa, al que yo si he estado expuesto no noto que se fomente el capitalismo o el trabajo particularmente. Pero no descartemos que esta no contribución sea su contribución por no oponerse.

Ahora, como es necesaria la comparación con la segunda religión más fuerte en la ciudad hablaremos un poco de los protestantes en León. Sabemos que es un fenómeno relativamente nuevo en la ciudad, por eso es más fácil encontrar conversos, y los que son protestantes por herencia no creo que pase de dos generaciones. Yo he tenido la oportunidad de visitar una iglesia bautista en la celebración dominical, enseguida uno percibe que son más devotos que los católicos; pareciera obvio a veces, es un cristianismo mucho más pensado que el del católico en esta ciudad.

En una misa católica el padre lee algunos versículos de la Biblia y luego da una interpretación sencilla y superficial, la gente se limita a oír (escuchar se me hace un adjetivo muy fuerte, implica más atención). En la iglesia bautista el pastor interactúa con los feligreses, leen[10] versículos de la biblia y el pastor expone una interpretación estudiada, profunda, haciendo referencia al contexto histórico (Causa algo de ansiedad saber que el padre católico tuvo que estudiar más para solamente leer). Pero en cuanto al asunto me encuentro con lo mismo: indiferencia. En un libro de literatura protestante solo encontré una referencia al enriquecimiento, en esa parte el autor habla de recibir los dones de Dios para servirlo
 ¨Las personas con esta habilidad son buenas levantando negocios, haciendo ventas y tratos y obteniendo ganancias. Si tienes esta habilidad para comerciar, debes usarla para la gloria de Dios. ¿Cómo? Primero, descubre tu habilidad, entrégasela a Dios y dale el crédito. Segundo, usa tu negocio para servir a otros y compartir tu fe con los incrédulos. Tercero, devuélvele al menos el diez por ciento de las ganancias a Dios como un acto de adoración. Finalmente, alcanza tu meta: Ser edificador del reino más que edificador de riquezas.”( Warren 2001)

Eso fue lo más capitalista que pude encontrar, habla de comerciar, de levantar negocios, de vender y obtener ganancias. Pero cuando se lee todo el contexto sabes que no está fomentando el comercio en sus feligreses, el habla de que Dios da los dones, no es decisión de uno, o sea se sobreentiende que si no tienes esa habilidad de comerciar simplemente no la tienes y debes descubrir tus propios dones y ponerlos al servicio del señor. Se entiende bien el objetivo de ese párrafo: Todo buen pastor sabe cómo obtener el diezmo de los fieles, al final en esto coincide con todas las religiones, “me importa que trabajes solo para que des el Diezmo” para todo lo demás se aplica el principio paulino de que es más importante el cielo que el mundo material, el párrafo citado también lo tiene al final, por eso es un ejemplo tan completo.

En conclusión no veo esa relación entre la economía y la religión en esta ciudad, tal vez un estudio más serio podría reflejar algo la duda sigue ahí y la antítesis también.

[1] Al libro del mormón solo lo aceptan los mormones, si analizáramos a los mormones si podríamos basarnos en este libro directamente para diferenciar sus ideas de las de otras ramas del cristianismo.
[2] Yo me he acercado muy poco a la Biblia, y sé que muchos religiosos que sí la estudian a fondo están en desacuerdo conmigo. Cito a uno de ellos: “[…] aunque los 40 escritores no se hayan conocido, sus ideas se complementan y se confirman entre sí. Ninguno de ellos escribió algo que pudiese contradecir lo escrito por otro.(Macedo Edir )

[3] Mt.22.39
[4] ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. Lc.12.51. y ver todo Mt 12.49-12.53
[5] Ef.2.8-2.10
[6] Ap 20.12 entre otros.
[7] Hablo en el sentido científico, no trato de criticar a las personas que buscan un sentido moral en la Biblia para su vida personal, ese no es el objetivo de este ensayo.
[8] (López Columbia, 2014)
[9] A falta de un estudio serio solo nos queda especular

[10] Cada quien debe cargar una Biblia para consulta

Bibliografía

Warren Rick, “Una vida con Propósito ¿para qué estoy aquí en la tierra?”, 2001, Miami  editorial vida,

López Columbia, “religiones se diversifican en León”, periódico a.m,16/02/ 2014