Google+ Followers

sábado, 18 de febrero de 2017

Gasolinazos y explicaciones

 Un escupitajo a la cara del pueblo. Eso son las explicaciones de la presidencia sobre el aumento en los precios de la gasolina. Se escudan, dicen que no es culpa de la reforma energética, ni del gobierno; dicen que el precio internacional del petróleo y el dólar subieron y que si baja el precio del dólar o los precios internacionales del petróleo entonces bajara el precio de la gasolina y el diésel. Lo que se traduce como “no sabemos qué hacer y no vamos a hacer nada”.

En la explicación[1] que dio el ejecutivo federal se habla sobre algunas medidas que se tomaron, que son las siguientes:

Un recorte al gasto del gobierno en casi 190 mil MDP, eliminación de 20,000 plazas laborales, una reducción en sueldos y prestaciones de más de 7mil 700 MDP, y que a partir del primer trimestre del año se reducirá la partida de sueldos y salarios de servidores públicos federales de mando superior. Puede parecer mucho pero no lo es tanto si lo comparamos con el presupuesto para el gasto corriente estructural de este año: $ 2,012,722,490,279 (dos billones doce mil setecientos veintidós millones cuatrocientos noventa mil doscientos setenta y nueve pesos) (Nuevo Presupuesto DOF 30-11-2016) (. Pero lo que yo me pregunto es ¿de qué servirán estas medidas cuando los precios de los combustibles queden totalmente liberados? El INEGI ya muestra datos de inflación 1.51%(Proceso) para la primera quincena de enero.

La lógica del gobierno y de la reforma se entiende: si hay varias empresas compitiendo se esperaría que la calidad del producto mejorara y los precios bajaran, estoy de acuerdo, pero ¿dónde están esas empresas ansiosas y preparadas para ofrecer el servicio? Lo dijo Alejandra Palacios Prieto, presidenta de la comisión Federal de Competencia Económica. “La creación de un mercado competido, con múltiples jugadores, que es el objetivo de la reforma, no se genera por decreto (Proceso 2100).

Lo que me pareció más descarado de las excusas del gobierno federal es el dato inútil de que el 50% de la población consume menos del 15% de la gasolina, y el 10% más rico de la población consume casi el 40%, que por eso el subsidio a la gasolina beneficia más a los más ricos. Un análisis digno de Andrea Legarreta, cualquier trabajador aun sin nociones de economía sabe que los precios de los combustibles son inflacionarios. Creo yo que sobre todo el del diése pues los camiones y camionetas que transportan nuestros alimentos a las centrales de abastos y a los mercados funcionan con diésel, que hasta el pasado 3 de febrero estaba a 17.05 pesos en promedio[2].

La fórmula para calcular los precios máximos, para zonas donde el precio no esté flexibilizado es: Precios de referencia internacional + Costos de logística de Pemex + Otros conceptos, incluyendo los impuestos aplicables y el margen comercial para las estaciones de servicio. Cabe destacar que el IEPS es y seguirá siendo un gran lastre para los precios de los combustibles: 4.30 pesos por litro para la gasolina magna, 3.64 para la Premium y 4,73 para el diésel.[3] Los precios máximos se ajustaran diariamente, excepto los fines de semana[4].

No soporto que ahora estemos tan pendientes del gobierno del vecino del norte cuando el nuestro nos jode mucho más directamente y encima se burla de nuestro intelecto. Ahora se nos pide unidad nacional con Peña Nieto para enfrentar a un peligro extranjero, pero esa supuesta amenaza es un chivo expiatorio. Querido lector, tenemos que limpiar nuestra casa primero.





[1] Información de http://www.gob.mx/aperturagasolinas
[2] Acosta Córdova, Carlos y Cruz Vargas, Juan (2017). El desastre económico perdió reflectores pero ahí vienen más gasolinazos. Proceso, 2100, 31p.
[3] http://losimpuestos.com.mx/ieps-impuesto/#IEPS-sobregasolinas-y-diesel
[4] Según el nuevo acuerdo: […] “d.    A partir del 18 de febrero de 2017 los precios máximos al público tendrán una vigencia diaria, que comprenderá las 24 horas del día de que se trate, excepto el correspondiente al día sábado que se aplicará también los días domingo y lunes inmediatos posteriores, sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso anterior.” (DOF: 17/02/2017)